Comunicado: Anticapitalistas ante las próximas elecciones en la Comunidad de Madrid


| 15 de abril de 2019 -
Anticapitalistas Madrid |


Estimadas compañeras,

Finalmente, habrá candidatura de izquierdas unitaria en Madrid: Anticapitalistas participará en una coalición junto a Podemos e Izquierda Unida. No ha sido fácil componer el acuerdo y, desde luego, no ha sido de la forma que nos hubiese gustado, pero creemos que responde al clamor de mucha gente que en las últimas semanas nos había pedido que fuésemos juntos en la misma candidatura para evitar la dispersión del voto frente a la derecha. Consideramos que ha sido positivo alcanzar un acuerdo y luchar juntos en las próximas elecciones. Además, estamos muy satisfechas de haber dado los primeros pasos en la construcción del nuevo espacio “Madrid en Pie” junto con las compañeras de Izquierda Unida. Un espacio que estará presente en la Comunidad, en el Ayuntamiento de Madrid y en muchos otros municipios de nuestra Región. Haremos lo posible por sumar a mucha más gente y sectores a este proyecto, que debe ir más allá de las elecciones y consolidarse como un punto de encuentro abierto para la gente de izquierdas que venimos de lugares diversos, pero que compartimos objetivos transformadores.

Desde Anticapitalistas, siempre apostamos por componer la unidad popular de forma cooperativa, con procesos en donde prime la participación y la búsqueda de acuerdos colectivos comunes. Nuestra apuesta fue intentar construir un espacio de esas características, pero está claro que todavía no lo hemos conseguido. Los ritmos de lo electoral, el escaso interés de ciertos actores por armar este tipo de procesos y nuestra propia debilidad a la hora de construir una relación de fuerzas en ese sentido han determinado que finalmente la unidad se produjese en el último minuto y con formas que creemos que no contribuyen a activar a las bases de la izquierda. Asumimos una posición critica y auto-critica en ese sentido. Sigue siendo una tarea esencial construir normas republicanas para que entre las diferentes izquierdas podamos relacionarnos de manera virtuosa.

En ese sentido, tenemos por delante muchos retos, sobre todo en torno a la cuestión de armar una acción política antagonista para el próximo periodo. No se trata de enunciar una serie de medidas programáticas en un papel, sino de construir una estrategia que haga viable la conquista de mejoras sociales y, a la vez, apunte hacia el cuestionamiento de un sistema estructuralmente injusto y en crisis. Nos proponemos como tarea en esta fase aportar una perspectiva de fondo, que asuma que no es a través de la entrada en gobiernos con el PSOE como se van a cambiar las cosas, sino a través del paciente trabajo de construcción de una mayoría social consciente, activa, capaz de ejercer un poder constituyente desde abajo frente a las élites financieras. Para conseguir un banco público madrileño, un parque de vivienda pública, renta básica y condiciones de trabajo dignas en nuestra región, dignificar el servicio de metro, recuperar la sanidad y la educación para lo público, frenar con contundencia la devastación ecológica que impulsa el capital inmobiliario o medidas feministas que pongan los derechos de las mujeres en el centro, necesitamos estar presentes en las instituciones representativas, pero sobre todo, organización social y política capaz de ejercer un poder activo y de garantizar que los cambios se materializan.

Advertimos un peligroso retroceso en el eje de lucha política. Es obvio que es una tarea fundamental parar a la derecha, pero para ello es necesario ser capaz de construir una fuerza social capaz de enfrentarse con los poderes económicos. La gran tarea pendiente sigue siendo la construcción de esa gran fuerza social, que mantenga una perspectiva constituyente como horizonte de gobierno. Sería un error creer que el centro izquierda puede ser un dique de contención frente a la dinámica reaccionaria. Sigue existiendo un hartazgo legítimo entre el pueblo contra la clase política y creemos que es urgente recuperar ese pulso “anti-establishment” apostando por el protagonismo de los sectores sociales que más han sufrido la crisis. Es un reto recuperar esa conexión entre la izquierda y los barrios. Que las casposas élites del barrio de Salamanca hayan decidido jugar a la moda del neofranquismo no nos extraña, lo que no vamos a permitir es la presencia de la extrema derecha en los barrios obreros y populares. La mejor garantía es volcarse en construir ese horizonte nuevo, libre, transformador, con instituciones propias. En estas elecciones es fundamental que resuene ese mensaje anti-racista, pro-derechos, partidario del respeto a las identidades sexuales.

La derecha madrileña es una derecha corrupta, extremista en su neoliberalismo salvaje, fanáticamente reaccionaria y contraria a la libertad. Es fundamental pararlos en las urnas y socialmente; para ello es fundamental la movilización de una ciudadanía que está (y con razón) desafecta con la izquierda. No se trata de culpar a la gente por abstenerse, se trata de construir un proyecto político lo suficientemente leal y creíble para que la gente se vincule a él. No por miedo, sino por convicción. En estas elecciones será fundamental recuperar una fuerza moral que nos permita recuperar la credibilidad ante las clases trabajadoras.

En ese sentido, desde Anticapitalistas contribuiremos con toda nuestra energía al triunfo electoral de la candidatura. Para ello es necesario generosidad, garantizar la cooperación de todos los actores que la componemos, mucho trabajo de base y buscar el apoyo de los movimientos sociales. Nos comprometemos a empujar en esa dirección.

Los comentarios están cerrados.