Comunicado de Anticapitalistas Madrid tras las elecciones


| 29 de mayo de 2019 -
Anticapitalistas Madrid |


Las últimas elecciones autonómicas y municipales han supuesto una derrota para la izquierda madrileña. La derecha ha ganado el Ayuntamiento de Madrid y la Comunidad liderada por el PP, el mismo partido que durante años ha saqueado el bien común a través de las instituciones. En la izquierda, se consolida la hegemonía del centro izquierda progresista, representado por el PSOE y Más Madrid, y el aislamiento y minorización de las opciones que apuestan por una transformación profunda de la sociedad en líneas pos-neoliberales y superadoras del actual sistema.

Desde la izquierda no hemos sido capaces de movilizar a las clases populares. Ya en las elecciones generales había quedado claro que la derecha partía con ventaja en estas elecciones, con un electorado muy movilizado en una circunscripción única en donde su división no le penaliza. La izquierda, en cualquiera de sus versiones, sigue teniendo serios problemas para dirigirse y movilizar a los sectores más empobrecidos de la población, ajenos en su mayoría a la dinámica de la política oficial. Estos sectores siguen siendo decisivos a todos los niveles, pero la falta de implantación orgánica de la izquierda y el discurso mayoritariamente dirigido a las clases medias de los partidos de la izquierda de orden no contribuye a que estos sectores sientan que su participación política es importante.

Los gobiernos que se implantarán, previsiblemente, en la Comunidad y en el Ayuntamiento de Madrid van a ser profundamente agresivos con las clases populares, con una política represiva hacia las luchas, privatizadora con los servicios públicos, destructiva con el medio ambiente, servil con las grandes empresas y hostil con el movimiento feminista. Apoyar las luchas que resistan a esta nueva ofensiva de la derecha y trazar una nueva perspectiva para construir una fuerza transformadora en nuestra región van a ser las dos tareas clave del ciclo que se abre. Pero para ello, es necesario iniciar el nuevo ciclo con un proceso de balance honesto.

Nuestro balance y la necesidad de rearmar una nueva perspectiva

Nuestro balance asume esta derrota y parte de ella para encarar el futuro siendo conscientes que necesitamos un análisis profundo que todavía está por hacer colectivamente.

  • En la Comunidad de Madrid, Anticapitalistas hemos participado en la coalición Unidas Podemos-Izquierda Unida- Madrid en Pie. Esta coalición ha obtenido un pésimo resultado, con poco más del 5% de los votos, quedando al borde del extraparlamentarismo. Anticapitalistas era una parte minoritaria de la coalición (en torno al 9%) y no hemos obtenido representación.


    La unidad en la papeleta no se ha traducido en una dinámica de campaña unitaria, principalmente por la negativa de Podemos a participar en ella. No hemos sido capaces de articular un discurso y un programa común en un contexto de fuerte competencia en la izquierda, en el que el centro izquierda progresista presentaba dos opciones electorales muy bien articuladas.


    No hemos sido capaces tampoco de presentar un proyecto creíble para las clases trabajadoras y el resultado ha sido contundente: no es suficiente con la inercia de una marca electoral ni el peso de los grandes aparatos. Una política rupturista, ecosocialista, feminista y transformadora tiene que estar basada en un trabajo cuidado, en el arte de generar imaginación política, de convencer a nuestra gente, en procesos colectivos y democráticos y en la fuerza de la organización. Nuestra coalición ha carecido de ello en la campaña y Anticapitalistas, a pesar de nuestros intentos honestos por superar estos límites, ha sido incapaz de superar esta relación de fuerzas. Sin duda, es necesario armar frentes políticos unitarios, pero con el resultado de esta coalición también colapsa un modelo.
  • En el Ayuntamiento de Madrid, hemos hecho un esfuerzo enorme junto con IU y La Bancada por construir una alternativa a la fuerte reducción de expectativas y el giro hacia el gobierno sin transformación que representaba Manuela Carmena. Asumiendo las dificultades, creemos que hemos hecho una campaña militante digna, con candidatos y candidatas valientes que han representado con mucha solvencia las posiciones del municipalismo democrático y radical en lo programático. Tras la decisión de Manuela Carmena de liquidar la experiencia de Ahora Madrid, creímos que era necesario que la posición política que defendimos durante toda la legislatura, fiel al programa original que ganó en 2015, tuviera presencia en las elecciones. En ese sentido, y a pesar de los resultados, consideramos un acierto haber apostado por Madrid en Pie Municipalista porque nos ha permitido colocar en la agenda política reivindicaciones ignoradas por las fuerzas progresistas, centrando nuestro mensaje en la redistribución de la riqueza y el poder con apuestas programáticas fuertes: remunicipalización de servicios estratégicos, política de vivienda pública que ataje el drama de los desahucios, renta municipal para rescatar a nuestra vecinas… en definitiva una ciudad feminista y ecologista que se aleje definitivamente del modelo inmobiliario financiero que nos ha sumido en una profunda crisis.


    Somos conscientes de que es una tragedia que el Ayuntamiento pase a manos de la derecha y entendemos el miedo y el abatimiento que esto produce en el pueblo de izquierdas después de un largo ciclo de lucha. Pero queremos ser claros y señalar a los verdaderos responsables, son aquellos que rompieron un proyecto unitario y plural. Nuestra responsabilidad está en no haber sido capaces de movilizar los votos de la abstención, a pesar de ello hemos puesto las bases para constituir un actor político autónomo, fiel al tejido vivo de la ciudad. Desde fuera de la institución seguiremos trabajando para dar respuesta al embate de la derecha.
  • En los municipios de la región hemos participado en experiencias muy diversas: tanto en candidaturas independientes como en varias candidaturas impulsadas por Podemos, así como en muchos lugares en coalición con IU en el espacio “Madrid en Pie”. A pesar de que a nivel de concejales nuestro resultado ha sido escaso, creemos que ha sido una experiencia muy positiva para el anticapitalismo. Asumimos la tarea de fortalecer las opciones transformadoras en lo local, siendo conscientes de que implica una reflexión más profunda sobre las debilidades estructurales de la izquierda madrileña y que lo que toca a partir de ahora es intensificar nuestro trabajo en esos espacios durante los próximos años.

Desde Anticapitalistas-Madrid iniciaremos un proceso de reflexión profunda, debatiendo colectivamente entre nuestra militancia y simpatizantes, de forma abierta. También con la gente de los movimientos sociales y las organizaciones aliadas. Somos conscientes de que tenemos que pensar y proyectar, junto con mucha más gente, un nuevo proyecto de izquierda para la gente trabajadora de Madrid. No va a ser fácil: la situación de la izquierda post-15M es la de una derrota de las fuerzas transformadoras y una preponderancia de las fuerzas transformistas en el seno de la izquierda. Necesitamos más organización, y una política unitaria, pero también renovar discursos, repertorios y prácticas políticas ante el evidente agotamiento del ciclo y de nuestras hipótesis. Aun es pronto, en todo caso, para formular recetas pero queda claro que reconstruir la posibilidad de la transformación política desde la lucha es un horizonte más necesario que nunca. Ni un paso atrás, por tanto: debatir colectivamente, implicarse a tope en las resistencias de nuestras comunidades y de nuestra clase, dialogar y pensar desde la humildad, no encerrarse en la tentación sectaria ni en el oportunismo posibilista, ir armando una nueva posibilidad política con todo el mundo que quiera sumarse.


Después de una derrota, toca aprender, nunca rendirse. Si quieres seguir luchando, contamos contigo.

Los comentarios están cerrados.